Estilo de vida

La historia interminable

Al leer el título de este post sin duda pensamos en la novela fantástica del escritor alemán Michael Ende publicada por primera vez en 1979. Fue un verdadero éxito desde el mismo momento en que se publicó y ha sido traducida a más de 36 idiomas y conocido diversas adaptaciones cinematográficas.

Se trata de una novela que a pesar de haber sido calificada como “un nuevo clásico de la literatura juvenil”, y defendida por su autor como una novela que se extiende más allá de la mera narración para convertirse en una crítica. Por ejemplo, Ende defendió que la novela expresa el deseo de encontrar la realidad que nos rodea a través de recorrer el camino inverso, es decir, la parte interna de cada uno que reside en su imaginación. Esta es la definición del autor sobre su obra.

La realidad es que todos, escribamos o no, tenemos una historia que contar; en ocasiones contamos historias reales, experiencias vividas y muchas veces contamos la historia de la vida que nos hubiera gustado vivir, lo que deseábamos con intensidad, aquellos sueños no cumplidos por decisiones mal tomadas, todo aquello que estaba destinado para nosotros y que no hemos encontrado en nuestro camino pero que está presente en nuestra imaginación.

Se llama imaginación a la capacidad de la mente que nos permite construir imágenes de las cosas reales como de las ideales para crear una fuerte conexión con el presente. Todos tenemos cierta capacidad de imaginación que no se delimita en imágenes, utiliza los cinco sentidos y a todos los sentimientos. Esta combinación ofrece la capacidad de la emoción.

La imaginación aparecerá entonces representada en la historia de nuestra vida en emociones pero también nos permitirá emitir una conclusión al respecto de alguna otra situación cumpliendo un rol fundamental y determinante en la comprensión de la vida.

Por ello nos permite crear o proyectar ideas nuevas sobre la historia de nuestra vida, en ocasiones sin fundamento que convertimos en la historia de nuestra vida; para muchos la historia interminable.

Rienda suelta a su imaginación, feliz verano.

reloj, clock, gestion, tiempo
Gestión del tiempo

“El tiempo tiene límite, no lo malgasten” Steve Jobs

El estrés provocado por la pésima gestión que realizamos en el manejo de nuestros tiempos es el segundo problema de salud más común en el trabajo y que afecta a un 22% de los trabajadores de la Unión Europea.

En la vida, uno de los aspectos más importantes tiene que ver con la forma en la que nos relacionamos con el tiempo, nuestro día a día gira entono a éste.

En el colegio nos enseñan las horas, aprendemos el horario de la escuela, sabemos cuando tenemos que levantarnos y el tiempo que empleamos para el recreo. Al final somos conscientes que el tiempo de poder jugar, reír y disfrutar es mucho más limitado que la hora dedicada al estudio y al trabajo.

Con este aprendizaje lo que nos queda es la idea de que hay que trabajar, que el tiempo está en función del trabajo que realizamos y que el descanso debe ser algo que tenemos que conquistar y cuando nos convertimos en personas adultas tenemos la sensación que hay que hacer muchas cosas en muy poco tiempo, esta exigencia se traduce en situaciones de ansiedad y estrés de forma que, el conocimiento y aplicación de técnicas de “manejo del tiempo” es esencial para prevenir daños a nuestra salud.

El objetivo de la gestión del tiempo es asegurar que finalizamos todas nuestras tareas IMPORTANTES a diario. Tenemos que gestionar correctamente el tiempo, esto implica ser organizado, eficiente y saber utilizarlo con la mayor inteligencia posible saber diferenciar lo urgente de lo importante.

El tiempo de reflexión es una economía de tiempo. Publio Sirio.

Actualmente contamos con métodos de organización, cada uno con sus propias fortalezas aplicables a diferentes perfiles profesionales, para ello hay que ser consciente que aplicar un método de organización del tiempo puede ayudar a conseguir nuestros objetivos, sean personales o profesionales y sobre todo reducir los niveles de estrés, esto exige de un compromiso por nuestra parte, y una cierta reestructuración de los esquemas mentales y hábitos diarios.

Una mejora en la gestión del TIEMPO evitará riesgos en la salud.

La primavera la sangre altera

El término prima proviene de «primer» y vera de «verdor» proviene del latín y significa “primer verano” esta estación comienza con el equinoccio de primavera, entre el 20 y el 21 de marzo en el hemisferio norte, y entre el 21 y el 23 de septiembre en el hemisferio sur, y termina con el solsticio de verano.

La primavera ha llegado, los días son más largos, tenemos más horas de luz que nos hacen vivir con mayor locura, sentir, desear y disfrutar con auténtica pasión las emociones.

A la primavera se le atribuyen muchos efectos, muchas personas ven alterado su estado emocional pero no todas de manera positiva porque hay quienes se alteran con la astenia primaveral que aunque no suele durar mucho, hay un cambio hormonal y se puede equilibrar con actividades placenteras, practicando deporte o dándose un capricho, se puede elegir…

La primavera es uno de los mejores períodos para iniciar nuevas acciones, un estudio señala que el 28% de los europeos apunta a la primavera como una de las estaciones dónde iniciar relaciones románticas de las que son responsables las hormonas, está euforia provocada por las alteraciones es un fenómeno al que solemos referirnos cuando decimos “la primavera la sangre altera” y, entre sus consecuencias, la sensualidad y la sexualidad son las más beneficiadas.

La llegada de primavera provoca una serie de estímulos que hacen que cambiemos nuestros hábitos de vida, tenemos más energía y aumenta nuestra actividad, los espacios de tiempo fuera de casa son más largos y nuestra alimentación es mucho más saludable al igual que nuestro vestuario es mucho más ligero y fresco, también eso contribuye a sentir mayor vitalidad y alegría  hasta que acabe el verano, nuestro cuerpo se prepara para ver todo lo positivo. Tenemos más ganas de todo.

A ti… ¿qué te ocurre en primavera?

Sueños. Soñar una vida

Crecemos en una vida llena de comparaciones, vivimos siempre en una continua comparación, desde muy pequeños nos hacen ver lo que está bien y lo que está mal, nos hacen diferenciar entre lo mejor y lo peor haciendo juicios de valor y así nos pasamos toda la vida, siempre pensando qué debemos elegir.

Al final somos la consecuencia de nuestras elecciones, pero también hay excepciones y hay quienes crecen soñando. Soñar no es un aprendizaje.

Soy una persona soñadora, imagino cosas generalmente con placer, cosas que puede que no sucedan y que solo existen en mi mente, pueden ser realidad o no, pero allí no existen las reglas.

Los sueños nos transportan a otro mundo, nos sitúan en otro escenario y nos hacen vivir capítulos diferentes de nuestra vida real que igual no podríamos vivir despiertos y que cuando los recuerdas al menos hacen que no te rindas o al menos no pierdes la esperanza de luchar para alcanzarlo. Hay quienes se atreven a llamar loco aquel que sueña por abrir una puerta de su mente mientras ellos mismos malgastan su tiempo sin saber vivir su propia realidad.

Los sueños son únicos, soñar te hace mantenerlos vivos y hacerlos más reales, poco a poco casi puedes tocarlos, depende de ti, quien sueña vive y quien vive alcanza sus sueños porque cada uno de tus sueños conecta con la realidad,  porque los sueños se constituyen de los pensamientos de un soñador.

Te invito a soñar conmigo, a levantarte cada mañana con esa actitud de cumplir tus sueños, lograr tus metas, aprovecha la oportunidad de tu subconsciente y sueña cada día.

Soñar es la única forma de mantenerse despierto en este mundo que te cierra los ojos, valora que sueño a sueño y paso a paso se alcanzan la meta, solo hay una, no tienes que elegir.

Sueña y vive despierto.

VERde que te quiero VERde

Quien no ha escuchado alguna vez el dicho de… “quien de verde se viste, bonita se cree”, dicen que todos los refranes trabajan y que nadie es profeta en su tierra, a ti te encanta el color, pero no sabes por qué cuando te queda tan mal.

Lo cierto es que el color verde es el color de la primavera y de todo aquello que puede crecer, por este motivo; está asociado con el progreso y el desarrollo. Además, es el color de la frescura, la juventud, la aventura y creatividad. No es triste ni alegre, y proyecta vitalidad, por lo que es perfecto para la ropa.

El color es uno de los muchos elementos que nos ayudan a mejorar nuestra imagen y en el día a día influirá en la personalidad, la imagen personal es parte de nuestra marca e identificarte te permitirá elegir los colores correctos y potenciar tu propia marca.

Los colores tienen propiedades. Debemos conocer que transmiten y que comunican cada uno de ellos; dependiendo de lo que queramos proyectar en cada momento, además de potenciar la belleza natural de las personas el impacto que provoca en las emociones es bestial por eso deberíamos dominar el uso del color.

Estos nos aportan más o menos dependiendo de nuestras características físicas, debemos analizar nuestra piel, ojos o color del cabello para poder identificarnos con una estación del año (la teoría de las estaciones) y aprender a utilizar los colores que más nos favorecen. Usar un color equivocado puede resaltar nuestras imperfecciones por ello deberíamos diferenciar entre colores fríos y cálidos.

colores

La primavera es cálida, clara y brillante; el verano es frío, claro y suave; el otoño es cálido, oscuro y suave; y el invierno es frío, oscuro y brillante.

Una vez hayas realizado este análisis podrás saber qué color te beneficia más, si eliges bien, te sentirás aún mejor.

Buscar equilibrio entre sensaciones y color.

Propósitos, vuelta a empezar…

Hablamos en entradas anteriores de cómo corría el tiempo, ya que casi con el bikini puesto nos habíamos encontrado de frente con la campaña de Navidad. Ya pasado este periodo, de nuevo nos incorporamos a las rutinas del nuevo año, y lo hacemos con nuevos propósitos. A veces la nostalgia se apodera de nuestras emociones, pero en verdad ya estamos haciendo la cuenta atrás para organizar las próximas vacaciones.

Y vuelta a empezar… nos encontramos en la línea de salida, en la misma que estábamos en septiembre recién incorporados al trabajo después de las vacaciones y llenos de nuevos propósitos, no muy diferentes, pero de la misma forma y poco a poco se han apagado con nosotros; y con el paso del tiempo han buscado el hueco para volver a ser escritas una vez más en el mismo punto donde las dejamos, en el punto de partida; volvemos a la rutina habitual y nos olvidamos por completo de nuestros propósitos.

¿A ti también te ha pasado? De la cuidadosa lista que querías lograr, la mayoría están incompletos, y posiblemente nadie de nosotros se detenga por unos minutos en pensar las claves de cómo conseguir esos propósitos. Por eso es tiempo de tomar decisiones, y tal vez el secreto para poder cumplirlos esta vez resida en ese desarrollo personal y emocional, en saber cómo afrontar las nuevas situaciones y tomar decisiones que nos ayuden a cumplir todo lo que nos proponemos: hay que tener un plan que funcione. La cuestión es que cada segundo cuenta y es un momento, un instante, es una historia que continúa y que nos acerca o nos aleja de personas, cosas o ilusiones hasta otro momento en el que vuelva a empezar.

En vez de propósitos, deberíamos definir lo que queremos y cómo lo vamos a conseguir, conocer lo que realmente ansiamos, y esto no llega por arte de magia. Empecemos por cargarnos de energía, tener un plan de acción para descubrir nuevos tiempos, sorpresas, unas buenas y otras no tan buenas, mientras avanzamos con ilusión porque solo así percibiremos la meta que no nos sitúa en el punto de partida. Todo, para tener tu meta bajo control.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR